Esta pendeja atorranta catamarqueña no paró de chuparme la pija hasta que me la dejó bien dura, lista para que le rompiera la argolla.
DESCARGAR VÍDEO
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sé el primero en votar)
Cargando…
Esta pendeja atorranta catamarqueña no paró de chuparme la pija hasta que me la dejó bien dura, lista para que le rompiera la argolla.

Esta catamarqueña putita es la sobrina de la mina que limpia en mi casa. La guacha vino a visitar a la tía y, de paso, a calentarme la pija. Esta pendeja está más buena que comer pollo con la mano y creo que la conchuda lo sabe. Tanto es así que, aprovechando que mi jermu no estaba en casa, y que la empleada doméstica se había ido a hacer unas compras, llamé a la putita a mi habitación y le dije que era tan linda que quería probar esa conchita del norte. Al toque la zorrita se arrodilló frente a mí y empezó a chuparme bien lindo la poronga hasta conseguir que la pija se me pusiera toda dura y venosa. Le terminé rompiendo tanto la argollita que creo que de lo abierta que le quedó, la pibita va a renguear unos cuantos días.

Ver comentarios

Comentarios

Embed